No Habra Paz Para Los Malvados

no habra paz para los malvados online,no habra paz para los malvados critica,no habra paz para los malvados review

37-705

2014-09-04

La cuestión clave que subyace a la legislación catalana sobre animales en lo tocante a la sentencia comentada es la de cuáles son los límites del derecho a la libertad creati va. Y se deriva de tal legislación que uno es libre para crear siempre y cuando ello no se plasme en un espectáculo donde se maltrata a animales. Sin embargo, se admite que los espectáculos taurinos son una excepción a esa regla. Esta excepcionalidad podría justificarse, en un principio, argumentando que en los espectáculos taurinos se mani fiesta un tipo de arte tan indiscutible, digamos, que permite diferenciarlo claramente de otras posibles formas de hacer arte infligiendo sufrimiento a los animales. Antes de entrar a analizar el fundamento y las limitaciones de la premisa general de que el arte no puede hacerse no habra paz para los malvados online a costa del sufrimiento animal, quiero plantear no ya si el arte de la lidia es tan relevante y especial como para considerarlo una excepción a la regla, sino más básicamente si hay algo de arte en dicha práctica (y no, por supuesto, en otro tipo de espectáculos taurinos, como los encierros o suelta de reses, que ni los propios aficionados calificarían como manifestaciones artísticas).

No Habra Paz Para Los Malvados Para tal objetivo voy a exponer los tres tipos de argumentos que he encontrado en la escasa y confusa literatura existente sobre el valor estético de las corridas. En primer lugar, se ha dicho a veces que la lidia es arte en virtud de su carácter esencialmente lúdico; de consistir en una actividad que, por no ser necesaria para la subsistencia, sólo pretende la mera distracción, un factor esencial para poder dedicarse al juego de la creación 6 . Pero obviamente no toda diversión puede ser arte. Para que la distracción se convierta en creación artística debe darse algún otro criterio añadido, como, por ejemplo, el dominante en alguno de los dos siguientes argumentos. Como aquel que sitúa lo artístico de las corridas en su potencialidad para expresar determinadas emociones que sólo captan los entendidos. Para P éREZ DE A YALA , por ejemplo, el toreo es una diversión que se hace artística por la complejidad de las emo ciones que suscita, no las simples que estriban en presenciar el riesgo real de jugar con la muerte, que todo espectador puede percibir fácilmente, sino aquellas más complejas y ricas en asociaciones y elementos estilísticos o estéticos.

相关的主题文章:

74-231

2014-09-03

El argumento, que desentona con la fineza argumentativa a que S AVATER nos tiene acostumbrados, resulta sin embargo claramente inadmisible. Pues si lo que quiere defender es que todos los sufrimientos son idénticos en el sentido de que poseen la misma relevancia moral, no habra paz para los malvados critica es innegable que, en tal caso, al igual que no censuramos el sufrimiento de atletas o escolares, tampoco deberíamos reprobar el infli gido al toro en la plaza; pero entonces cabría añadir que en igual medida careceríamos de legitimidad para criticar el provocado a los inocentes por despiadados torturadores o por injustas guerras. Una consecuencia ésta verdaderamente indeseable con la que S AVATER parece no haber contado a pesar de su obviedad.

No Habra Paz Para Los Malvados Es decir, ¿qué otro principio estaría en juego en la defensa de los toros que fuera de tanta relevancia como para anteponerse a dicho criterio? Para O RTEGA Y G ASSET se trataría de un principio derivado del reconocimiento de una especie de estética deslumbrante que nos acercaría a lo trascendental. Dice que aunque el derramamiento de sangre suele producirnos terror y asco porque supone sacar de su intimidad esa sangre que simbo liza el verdadero «dentro» o intimidad de la vida, ese terror y asco no se da cuando se produce con gran efecto estético, «cuando brota en el morrillo de toro bien picado y se derrama a ambos lados. Bajo el sol, el carmesí del líquido brillante cobra una reful gencia que no lo transustancia en joyel» 26 . Y por ello, sacrificar con esa estética al toro es, añade O RTEGA , algo así como un honor para éste.

相关的主题文章:

como principio valedor de la equidad en la lucha que la fiesta requiere

2014-05-04

De todas formas, parece que este argumento orteguiano tampoco es el no habra paz para los malvados trailer que ofre cería la mayoría de los españoles, incluidos los legisladores, si tuvieran que defender las corridas. El argumento más común al respecto es el que podemos encontrar, no sin cierta dificultad, en las leyes autonómicas que autorizan dichos espectáculos al amparo de lo estipulado en los mencionados artículos del Código Penal. Según estas leyes, se permiten los espectáculos taurinos sólo por su carácter tradicional. Se les concede va lor por el hecho de formar parte del patrimonio cultural español; porque constituyen un rasgo constitutivo de la historia y de la identidad de nuestro país.

No Habra Paz Para Los Malvados Esta general disposición a autorizar los festejos taurinos en virtud de su raigambre se da tanto en las legislaciones más protectoras como en aquellas otras que los permi ten sin favorecerlos. Como ejemplo de las primeras destaca la Ley 3/1992, de 18 de marzo, de protección de animales y plantas de la Comunidad Autónoma de Cantabria, que justifica, en su art. 6, la excepcionalidad de los espectáculos taurinos porque éstos, «como conjunto de actividades artísticas y culturales, son exponentes de nuestro acer vo histórico», y exige de la Diputación Regional de Cantabria que vele «por su pureza, realizando las oportunas inspecciones anteriores y posteriores al espectáculo, en garan tía de que el animal no se encuentre limitado en su poder y defensas, como principio valedor de la equidad en la lucha que la fiesta requiere».

podrian haber perdido la vida de manera indolora

2014-04-29

No Habra Paz Para Los Malvados La argumentación del Tribunal se completa finalmente con la observación de que, para los magistrados, en la sociedad barcelonesa se da una «amplia tolerancia» ante la utilización artística de animales. Y se señala, en su apoyo, la exposición que en 2000 realizó la británica Sarah Lucas en el centro cultural Tecla Sala de l’Hospitalet, en la que se utilizaban pollos empalados por tubos fluorescentes 1 .

Empezando por lo que considero más fácil, apuntaré dos razones para mostrar la debilidad de este segundo argumento del Tribunal. La primera es que los dos actos que se pretenden equiparar con la intención de demostrar que si uno no es grave el otro tampoco debería serlo, realmente no son equiparables. Pues un sufrimiento como el que se provoca con la lidia no forma parte de una exposición en la que sólo se mues tran cadáveres de animales que, además, podrían haber perdido la vida de manera indolora.

El resto de la sentencia pretende, sobre todo, no habra paz para los malvados online defender que la empresa encargada de explotar la repre sentación de la obra, que es quien invoca en la denuncia la vulneración del derecho a la libre expresión artística, está legitimada para hacerlo, y que esto no es un privilegio exclusivo del autor. Hay otra parte de la sentencia que el Tribunal dedica a exponer una inconexa y superflua revisión de la jurisprudencia estatal y europea sobre libertad de expresión artística.

Comentarios recientes

    Categorías